viernes, 3 de abril de 2015

¡Las procesiones de Viernes Santo!



Nuestra Señora de la Soledad
Una noche cubierta pero sin probabilidad de lluvia recibirá a Nuestra Señora de la Soledad la madrugada del viernes al sábado. A medianoche, la popular imagen atravesará la Puerta del Obispo de la Catedral para encontrarse con los ciudadanos una Semana Santa más. La hermandad ha decidido este año volver a la salida original del paso por esta localización, tras dos años marchando por la Puerta de Ramos. No obstante, la tradición de lanzar pétalos a la talla permanece invariable a pesar de este cambio.

El desfile, que cada año congrega a miles de asistentes para contemplar el luto sobrecogedor de la Soledad por las calles del casco histórico, tendrá uno de sus momentos más especiales a la puerta de San Esteban. Allí, la Esperanza saldrá al encuentro de la Soledad en uno de los instantes más conmovedores del recorrido. Después, la imagen y el paso que la acompaña, "La Soledad de la Cruz" continuarán el itinerario sobre el puente del Soto y cruzarán la plaza del Concilio de Trento para dirigirse al ágora.
El hermano mayor de la Hermandad de Nuestra Señora de la Soledad, Miguel Hernández, deja la puerta abierta a la intervención de algún espontáneo cantando alguna saeta. La pieza musical que sí está prevista es el Ave María de Schubert en la voz de la taiwanesa Sofía Chen desde el balcón del Ayuntamiento, sobre las 2:45 horas de la madrugada del sábado. Se trata de otra de las escenas más magnéticas de la procesión, con la iluminación de la Plaza Mayor parcialmente apagada para permitir que la Soledad tenga el protagonismo emanando gran parte de la luz del espacio.

Los casi 3.000 hermanos que acompañarán a la imagen de Mariano Benlliure, de 1941 y al paso de Monzón y Cid, de 1997, abandonarán la Plaza por el arco de El Corrillo para emprender el retorno a la Catedral.

Al concluir el recorrido y cuando los dos pasos del desfile ya han atravesado la Puerta de Ramos de la Catedral, los hermanos rezarán la Salve a puerta cerrada.

El Cristo de la Liberación

En la enlutada madrugada del Sábado Santo, y ante la imagen yacente del Cristo de la Liberación, se repetirá un año más la oración por los difuntos. Sin embargo, el responso no será en el escenario habitual, el Patio Chico, sino en la plaza de Juan XXIII, a los pies de la Torre de las Campanas. El eco de los misereres y cantos gregorianos no se escuchará este año en las estrechas calles de la trasera de la Catedral. La procesión que acompaña a la talla de Vicente Cid Pérez cambia su recorrido acortándolo casi una hora.

La sección del Cristo de la Liberación de la Hermandad del Amor y de la Paz suprime el itinerario por Veracruz, Tentenecio, Gibraltar, Arcediano, la plaza de los Leones, San Vicente Ferrer y el Rondín de las Edades del Hombre. Desde Libreros, la procesión continuará por la estrecha Tavira, Cardenal Pla y Deniel y Francisco Vitoria para retomar la ruta por Compañía hacia el colegio mayor Arzobispo Fonseca. En la capilla del edificio universitario permanece desde el pasado viernes el paso del Cristo del cementerio para emprender su desfile a las 0:30 horas del sábado rodeado de hábitos monacales y trajes de luto charro.

¡Qué tan lejos!

SINOPSIS Esperanza (Tania Martinez), es una turista española que viaja a Ecuador para conocer el país. Una vez allí, subida en un au...